Tips y trucos

¡Peugeot es un asco de marca, no la compres!

Si recibiera un peso por cada ocasión que escucho esta frase seguramente ya tendría el dinero para comprar una colección de autos bastante presumible. Para mi, esta frase tiene mucho que ver con el contexto de quien la pronuncie. Me explico un poco mejor.

Soy dueño de un 206 CC modelo 2004 que se ha vuelto mi compañero de batallas y cuando lo compré lo encontré en un muy mal estado, ojalá hubiera tomado fotografías de como lucía entonces y como se encuentra ahora. Su motor actual luce de esta manera.

He invertido bastante tiempo y dinero en no solo reestablecer el auto sino mejorar muchas de sus piezas y el aprendizaje obtenido en estos 15 meses con un auto de esta marca me inspiró para este artículo. Así que aquí están las lecciones aprendidas.

No son autos que se lleven bien con los “parches”: Cuando vamos a un taller mecánico, en lo gran general encuentro que los mecánicos me dicen “pues para salir del paso podemos hacer esto”. Esta marca es particularmente delicada con las reparaciones rápidas y fallará pronto si sucede esto. Sé que cambiar una pieza es costoso pero será más costoso al final hacer la misma reparación unas tres veces sin contar el tiempo invertido y los dolores de cabeza que resultan de algo así.

Las piezas de Peugeot son escasas y bien díficiles de conseguir: ¡Vamos! ¿En serio? En tiempos de internet y comercio electrónico esto me suena más a una razón para no hacerlo que un obstáculo. Muchas de las piezas que requería y las que lo mejoraron las encontré en línea. Después, encontré a un vendedor que prácticamente las tenía todas y terminé con Autoemotion, en un solo día saqué muchísimas piezas que incluso no pensé que hubiera como refacción.

Este punto es particularmente cierto en lo general porque cuando la marca llegó al país la demanda de autos superó el inventario que tenían de refacciones y desde el bello 2005 esa reputación sigue permeando aunque creo que ya se trata más de un mal recuerdo que otra cosa.

Ningún mecánico quiere lidiar con estos autos: Mi particular favorita, hay muchos mecánicos que solo ven entrar un Peugeot a su taller y te piden que te retires, me parece que tiene muchísimo que ver que la ingeniería de estos autos (también lo he visto con los Renault, quizá sea un rollo francés) es un poco diferente. Esto no tiene porque suponer un problema en lo absoluto, así como he visto renuencia, he encontrado en muchos lugares talleres especializados en la marca y solucionan las fallas con particular velocidad. Estoy seguro que en cada marca de autos debe suceder algo así.

No son autos de batalla ni eficientes: Bueno, para que la marca haya sido reconocida en algunas ocasiones con un auto del año es algo a considerar. De hecho, su último reconocimiento fue en este año, en el 2020 el Peugeot 208 fue reconocido como el auto del año y no creo que se trate de una distinción ordinaria.

En conclusión creo que lo mejor que puedes hacer antes de comprar un Peugeot es documentarte, quitar muchísima de la desinformación que existe y saber que se trata de una gran marca con bellos diseños (eso si no me lo han cuestionado) y si, requiere cuidados y no soporta tanto descuido como muchos otros autos utilitarios pero no se trata de nada más que lo que cualquier auto que deseas que se mantenga bien pueda requerir.

¡Así que si, puedes animarte a comprar un Peugeot sin el menor temor, son grandes máquinas y además con muy buenos diseños!

Un comentario en “¡Peugeot es un asco de marca, no la compres!

  1. Otro de los grandes beneficios que he encontrado en la marca es la relación costo /equipamiento /seguridad/confort. Hay autos más equipados?? Por supuesto!! Con más seguridad activa y pasiva?? Quizá. Con más amenidades para la vida a bordo?? Definitivamente. Pero al precio de un Peugeot??? Me atrevo a decir que no. Estas son algunas de las razones por las que me he casado con la marca 🙂

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *